984 390 435 info@grssoluciones.es

Reparación de tuberías sin necesidad de grandes obras

Las tuberías con el paso del tiempo sufren un desgaste que puede provocar fugas de agua, malos olores y obstrucciones que provocan salida de agua con poco caudal.

Prácticamente cualquier tipo de instalación (tuberías de agua potable, bajantes, calefacción, válvulas…) puede ser reparada sin obras (tuberías de cobre, acero, uralita, fibrocemento y tuberías de PVC.) y para cualquier tipo de inmueble: viviendas particulares, pisos, comunidades de vecinos, edificios de oficinas, espacios comerciales, etc.

¿Cuánto se tarda en reparar una tubería sin obras?

La duración del proceso puede variar dependiendo de la propia avería, el estado de las tuberías, la dimensión, …así como de otras cuestiones específicas.

La reparación se puede realizar en una o varias horas, en el día, o en varios días en función de la envergadura.

Garantía de reparar una tubería sin obras

Los períodos de garantía oscilan entre 1 y 10 años, no es lo mismo una reparación puntual, que revestir (ENCAMISAR) las bajantes completas de una comunidad.

Ventajas de reparar una tubería sin obras

La reparación de una tubería sin obras implica procesos más rápidos y limpios, se reducen la cantidad de residuos generados y los malos olores.
Son servicios más económicos que las reparaciones tradicionales, y evitan importantes molestias a los pisos intervinientes.
Se puede aplicar numerosas averías y en una gran variedad de instalaciones.
Se obtienen resultados de calidad y duraderos, alargando la vida útil de las tuberías.
Muy cómodo, no suele hacer falta abandonar el inmueble mientras se repara.
Se ahorran gestiones, tramites y permisos.

Proceso de reparación:

1.- Se realiza inspección introduciendo cámara dentro de la tubería detectando la avería y se determina el proceso de reparación que conviene seguir. De esta manera podremos calcular fácil el presupuesto de arreglar las tuberías.

2.- Antes de realizar la reparación, se lleva a cabo la limpieza de las tuberías para garantizar un buen resultado. Se puede utilizar aire o agua a presión, así como productos especializados para eliminar las impurezas. Si hay elementos incrustados en la tubería, como raíces u otros residuos, se puede utilizar maquinaria específica para eliminarlos.

3.- A continuación, se utilizan revestimientos de resina (como resinas epoxi) con máquinas especializada para cubrir la cara interna de las tuberías, sellándolas y reparando cualquier rotura o grieta que sea objeto de fuga o filtración.

4.- El último paso sería verificar que la reparación se ha llevado a cabo de forma correcta y que las tuberías pueden volver a funcionar sin problemas.

Este sistema puede utilizarse tanto para reparar averías localizadas en una zona concreta de la tubería, como para renovar toda la fontanería.

En función de la longitud de las tuberías, el proceso para repararlas puede variar ligeramente, ya que no hay un único sistema.

Instalaciones de fontanería sacadas por el exterior

Cuando las malas condiciones de la instalación de fontanería impiden que se pueda utilizar el sistema anterior, en ocasiones podría ser viable realizar una instalación exterior (por fuera).

En estos casos se ciegan los conductos antiguos y se instalan nuevas tuberías que quedan a la vista o que pueden disimularse con paredes huecas y otros métodos.

La ventaja de dejar las instalaciones a la vista es que las averías se pueden localizar con mayor rapidez, se evitan daños y se ahorran costes.

Estas intervenciones son más económicas y más fáciles de mantener.

Instalaciones de fontanería en exteriores

En aquellas instalaciones de tuberías por el exterior como bajantes de pluviales, canalones… con perdidas, el sistema sería similar y las ventajas prácticamente las mismas.